‘Hatfields & McCoys’, la triste realidad

Vaya por adelantado que este es un blog sobre televisión y no sobre história, así que nuestro cometido no es analizar la veracidad de una obra como Hatfields & McCoys, sino simplemente basarnos en las reflexiones de otros sobre este aspecto. Con esto, no podemos sino alegrarnos de ver que una obra, según los expertos, muy fiel a unos hechos históricos tan significativos como la guerra de facto entre estas dos famílias haya resultado tan entretenida y, de paso, nos haya ofrecido un reparto sólido y en algunos casos sorprendente.

Quizás esta veracidad histórica nos impida en algunos momentos mantener los típicos puntos de estabilidad que cualquier serie necesita. Se trata de estos elementos recurrentes que sirven de apoyo para ubicarse en un producto televisivo y que en este caso no han aparecido demasiado, debido a la realidad, evidentemente, menos televisiva.

En general, esta mini-serie del canal de cable History está, primero, correctamente rodada y, segundo, bien interpretada. El único pero es que adolece en algunos momentos de ser, supongo, demasiado fiel a la realidad, hecho que nos lleva a momentos algo innecesarios, momentos excesivamente románticos y, sobre todo, momentos demasiado trágicos.

He aquí el elemento característico de esta producción: la historia nunca acaba bien.

A transmitir este punto de triste realismo ayudan un elenco extremadamente ámplio (característica habitual de las miniseries con aspiraciones) que responde perfectamente a las necesidades de cada momento, siendo posible dar peso a personajes inicialmente muy secundarios que, con los años que pasan en la trama, adquieren mayor protagonismo en esta batalla sin sentido.

Sinceramente, ya esperaba una buena actuación de los dos cabezas de cartel: Kevin Costner y Bill Paxton, en parte porque dentro de mí sabía que podían y en parte porque tocaba. Lo que sorprende más es el buen hacer de alguien como Tom Berenger (como pasan los años…) y la capacidad de algunos jóvenes para mostrar una consistente paleta emocional. Aunque sí, hay lagunas.

En general, un producto sólido, bien rodado y con un resultado más que aceptable. Sobre todo destacaría el ritmo, la tensión y, en algunos momentos, la absurdidad, tan ligada a las peleas entre familias. Para algunos pecará de dramático, de oscuro en el sentido más humano del término, pero ¿no es acaso oscura la historia? ¿No son oscuras todas las batallas entre famílias que, a lo largo de los años, han apilado muertos en sus sótanos y armas en sus cobertizos?

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series serias y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s