‘Dexter’, Diós no mejoró la temporada

Los habituales sabéis que si tengo UNA serie esta debe ser Dexter. Seguramente es a causa tanto de la calidad de la serie como de gustos personales, pero siempre he defendido el producto estrella de Showtime, hasta en sus momentos menos lúcidos. Yo defendí la tan criticada quinta temporada y con el primer arranque de esta sexta creí que los aspectos religiosos ayudarían a levantar el vuelo. Lástima que no fue así. Almenos no del todo.

Primero puntualizar que esta crítica es en caliente, justo después del Season Finale y su algo previsible pero importante cliffhanger. Estoy seguro que con los días (como pasó con Sons of Anarchy) iré colocando la temporada en su lugar, pero por ahora, esto es lo que hay.

El ‘mapa de juego’ de esta temporada ya decía hace unas líneas que era interesante. Siempre atraen los conceptos religiosos en los thrillers, puesto que tienen complejidad tanto estética como argumental y moralmente. Además teníamos un Dex algo descolocado, pero muy consciente de lo importante. Hasta podíamos hablar de alguien que empieza un camino a la ‘normalización’.

Con los primeros capítulos vimos que la religión empapaba demasiado la serie, pasando de motor del ‘malo’ de turno a ser el eje conductor y telón de fondo de toda la serie. Ahí empezó a chirriar la temporada, teniendo religión en todos lados, desde el cole del niño hasta los amigos. Ahí un producto se debilita, y es que la religión está tan presente en nuestro imaginario colectivo que no hacen falta referencias explícitas, con pequeños guiños ya lo captamos. El mismo ejemplo es aplicable a The Walking Dead y sus diálogos explícitos y algo simplones sobre Diós y su voluntad.

Lo que sí que se ha aprovechado de la religión es su rotundidad estética, que permite una puesta en escena mayor que el simple asesinato casual. El imaginario creado por el antagonista ha dado alguno de los momentos de mayor interés e impacto de esta algo descafeinada sexta temporada. Para mi el momento de los caballos trotando por el centro de Miami merece ser recordado durante mucho tiempo.

Pese a ello, los espectadores nos hemos encontrado con una temporada muy inconexa, a veces algo irreal y amorfa, con algunas salidas de tono que en otras series se podrían aceptar, pero que en productos tan finamente diseñados y lentamente evolucionados, son grandes debilitadores. Ese momento ‘Titanic’ del Season Finale, esas crisis tan exageradas de Deborah, el papel algo difuso de la psicóloga o la aparición explicita pero no explicada del que, a mi parecer, será el último gran villano y catalizador del final definitivo de la serie, alguien que no sabemos muy bien quién es y porque está tan obsesionado con nuestro asesino en serie favorito. En momentos me ha olido a que los guionistas han acusado el desconocimiento de la renovación de la serie y se han ido sacando conejos de la chistera en función de las necesidades. Esto no era habitual y lo hemos notado demasiado.

Deb, demasiada Deb

Siempre hemos acusado a Dexter de no trabajar finamente con sus secundarios. Es verdad que han tenido mucho peso a la hora de moldear y complementar la trama principal, pero nos encontramos con roles algo indefinidos, que se van modificando a medida que les ha ido interesando a los guionistas. Un ejemplo es la ruptura de Angel y Laguerta, tanto como lo es la de Deb y la posterior absurdidad de Quinn (¿qué nos ha aportado?). Como vemos, este año las inconexiones han sido demasiadas y, a veces, muy innecesarias. ¿O alguien sabe porque apareció la primera becaria (a parte de para darle un poco de vida al viciosillo de Masuka)?

Esto lo habíamos perdonado hasta ahora. Yo el primero. Lo que pasa es que esta sexta temporada ha desvestido demasiado al antagonista, por lo que ha requerido de una mayor relevancia de otros elementos de la serie, como ha sido, sin lugar a dudas, Deb. Con ella casi rivalizando en presencia con el protagonista, el rol debería haberse tratado mejor. Entiendo que ha sido un activo importante para dar ‘ritmo’ al argumento (le han pasado muchas cosas, vale) pero sus reacciones exageradamente infantiles y evolución arrítmica no se han comprendido. Para mi, el gran error de esta temporada.

¿Y quién es el malo?

El segundo gran error ha sido contar con un(os) antagonista(as) con poca presencia/interés. He leído por ahí que la culpa es en gran parte de los actores, sobre todo de Colin Hanks. Es verdad, ha sido demasiado flojeras. ¿Pero creéis realmente que le han dado algo sólido con lo que trabajar? No es que tenga ningún interés en defenderle, pero creo honestamente que los guionistas no han sabido jugar con algo que antes fue tan importante: la fascinación por ‘el otro malo’. Una fascinación que viendo la elección de Edward James Olmos estaba cantada, pero que al final no ha llegado.

Sigue siendo Dexter

Pese a todo, la serie sigue siendo buena. Quizás no nos ha dado esa trascendencia, fascinación y inmersión que la han caracterizado otras temporadas, pero Dexter sigue siendo de lo mejor que tenemos actualmente. Pese a sus trucos (ese eclipse), pese a sus relaciones inconexas (el pequeño Harrison), pese a su flojo Season finale (hasta el cliffhanger)… Todo esto no puede tirar por tierra una propuesta que mantiene unos factores que no por conocidos pierden valor. Dexter ha mantenido un fondo muy bueno. El problema es que sabemos que puede dar más. Esperemos que estas dos temporadas finales lo vuelvan a demostrar.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series serias y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ‘Dexter’, Diós no mejoró la temporada

  1. Pingback: Dexter cierra temporada con un final de infarto

  2. Pingback: Una de Fantasmas « El Panteón y el Bufón

  3. Pingback: ‘Fringe’, lista para la quinta y última temporada | Tele Discreta

  4. Pingback: La series son para el verano (II): Las series de la pereza | Tele Discreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s