‘Sons of Anarchy’, televisión de verdad

Ya empiezan los estrenos y no había mejor manera de hacerlo que con la cuarta temporada de Sons of Anarchy. Y no me refiero sólo a lo esperada y prometedora que parecía, sino también a la calidad y trascendencia del capítulo. Pero antes de nada, y ya que hasta ahora no he podido hablar de esta serie (no la llevaba al día), explicársela a los profanos.

Podríamos definir SoA como un drama clásico en los Estados Unidos más profundos con una base argumental de serie de acción, pero con un respeto y trabajo extremo con los personajes y sus motivaciones. Todo esto aderezado con una corrección estética muy de alabar y, sobre todo, con un empaque musical digno de pasar al Olimpo televisivo.

Lo prometido es deuda

Ya entrando en materia, los inicios de temporada son peligrosos. Siempre recuerdas lo mejor de la anterior y tus expectativas (y más si la serie te gusta) se disparan. Llegar a lo esperado es el reto y por encima de todo uno debe ser fiel a su estilo e intentar presentar las bases sobre las que se edificará el nuevo año.

En el caso de SoA, el primer episodio, Out, ha rayado a un nivel aún por encima de lo que yo esperaba. Los chicos de FX nos tienen acostumbrados a unos arranques suaves, hasta a veces algo blandos, que sirven para retomar sensaciones y argumentos, pero que no suelen responder rápido las dudas ni marcar una base y un ritmo argumentales como los finales, siempre apoteósicos. Esta vez, el primer capitulo me pareció una temporada entera, con su inicio sentimental, su desarrollo donde notas que las piezas se van encajando, y su final con máximo dramatismo y momentazo musical.

En el inicio vemos el paso del tiempo entre ambas temporadas, una resolución a veces vacía pero en este caso necesaria y muy bien resuelta, con los típicos cambios de imagen, pero sobre todo, con cambios de estado de ánimo y de percepción del momento vital de los protagonistas. Este salto no se ha usado para ‘evitar’ una trama incómoda de rentabilizar, sino que la trama ha tenido lugar y notamos su efecto, aunque no la hayamos visto en pantalla.

Un antes y un después

Si algo no se le puede tirar en cara a SoA es su capacidad por avanzar en sus personajes y en sus situaciones. Nadie es el mismo que al principio (el ejemplo de Gemma Teller, cada vez más débil y envejecida de carácter es el paradigmático) y cada acción conlleva su reacción. Lo más característico podríamos decir que es que nunca las acciones llevan buenas reacciones y todo el grupo entra en un oscuro espiral individual y colectivo en que todo va a peor, pese al final positivista de la temporada anterior.

El desarrollo de este primer episodio ha servido para demostrar este oscurecimiento y derrotismo de los personajes, muy patente cuando se separan cada uno en su casa y también en esa fiesta, mucho menos alegre y dinámica que el resto que hemos visto hasta ahora.

Durante estas tres temporadas, SoA nos planteaba distintos hilos argumentales y personajes que no entendíamos del todo, pero que sabíamos que acabarían tomando sentido. También ha sido así en esta micro-temporada de 45 minutos. Desde los primeros planos hemos notado que había algo dentro de cada uno de los miembros de Samcro y que terminarían por enseñárnoslo. Así ha sido.

Buenos tiempos para la lírica

Sons of Anarchy, junto con Dexter, son dos series que demuestran no sólo que estamos viviendo un gran momento en cuanto a producción televisiva, sino que también ratifican que no hace falta romper con nada para ir hacía arriba. Cualquiera que valore estas series te hablará de argumento, de calidad, de profundidad, pero nunca te las definirá como rompedoras, puesto que no lo son. A lo sumo te hablará de nuevas ecuaciones entre drama y acción o thriller, pero esto tampoco es nuevo.

Los finales de temporada (y si entendemos este primer episodio como una temporada en si mismo) tienen esa capacidad de maravillar al espectador sin darle nada rompedor, simplemente con una dirección firme y sentimental y con una música elegida a la perfección. ‘Out’ acaba en lo más alto y esta es la mejor seña de identidad de Sons of Anarchy.

Una crítica entera se merecería el cast de la serie, muy exigido tanto en momentos de estridencia (peleas, tiroteos, discusiones, risas) como en momentos mucho más introspectivos. A parte de Katey Sagal, que ha visto algo reducido su peso en la serie, el resto también empiezan a merecer un gran respeto. A veces no somos conscientes que les estamos pidiendo que sean héroes de acción, pero casi sin peleas, a la vez que les reclamamos que sean unos finos estilistas en las fases más humanas. Esas miradas no son fáciles de conjuntar con esos puños y tatuajes. Tengámoslo en cuenta y apreciémoslo como se merece.

 

¿Vamos a más?

Como todos los season finale, su función es hacernos encender la llama de la ansiedad por saber más de los personajes. Después de los tres cuartos de hora de Out no hay nadie que no quiera ver Booster, el segundo episodio. La unión de la lírica del momento con su trascendencia nos catapulta hacía una temporada en la que aún hemos puesto más esperanzas.

Las únicas dudas, como ha pasado en las otras tres temporadas, es el papel de los nuevos fichajes. Las entradas de nuevos personajes siempre han sido lentas, muy opacas al principio, pero de gran trascendencia al final. Me veo incapaz de valorar al sheriff y al ayudante del fiscal  (a priori pinta más sencillo el primero), pero si me valgo de la experiencia anterior no puedo más que ser optimista.

Por cierto, ¿hace falta que diga lo bien que suenan los nombre de Danny Trejo y David Hasselhoff viendo lo que llegó a hacer la última temporada el ‘novato’ Stephen King? Ansioso me tienen.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series serias y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ‘Sons of Anarchy’, televisión de verdad

  1. Pingback: ‘Dexter’, Diós no mejoró la temporada | Tele Discreta

  2. Pingback: Valoración anual | Tele Discreta

  3. Pingback: Sons Of Anarchy | TagHall

  4. Pingback: ‘Smash’, el musical perfecto | Tele Discreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s