‘Punta Escarlata’, casi una buena serie

Ya sabéis que en TeleDiscreta intentamos valorar los productos individualmente, independientes de sus circunstancias, pero hablar de Punta Escarlata sin plantearse el contexto es ilógico. Esta serie hay que analizarla partiendo de dos variables que la marcan desde su esencia hasta su culminación y sería un acto de locura televisiva omitirlo, igual que sería una barbaridad sólo valorarla por ellas.

Un modelo demasiado condicionado

En primer lugar, Punta Escarlata es una serie española. Parece de perogrullo, pero es importante que la situemos en su contexto, ya que los cánones de la producción propia en este país están muy marcados y afectan enormemente el desarrollo y la factura de las series. Normalmente hablamos de jóvenes protagonistas guapos y enamoradizos, tramas llenas de personajes secundarios que cubren entornos sociales concretos, actores de calidad muy dispar, mezclas estrañas de humor, drama y thriller y, sobre todo, productos de más de una hora por capítulo.

Con estas características cuesta ver apuestas sólidas, ya que los condicionantes tienden a marcar demasiado los productos y a homogeneizarlos. En el caso de Punta Escarlata (como lo fue hace muchos años Policías) se ha buscado rellenar el poco margen que permiten estos cánones con ideas e intenciones de calidad. El resultado se ha beneficiado de ello, aunque no estemos hablando de una obra maestra.

Con ideas e intenciones nos referimos al planteamiento de la serie, tanto estilístico como argumental. Punta Escarlata se ha desarrollado realmente como un único caso policíaco como prometía (sin trampa en su promoción) y se ha beneficiado de una intención estética más moderna, que intenta romper con el clacisismo español. Todo esto, junto con un argumento más adulto (por lo menos hasta el último episodio) nos ha permitido demostrar que en España se pueden hacer buenas series o, como mínimo, se puede intentar.

El maltrato innecesario

Si hasta ahora hemos hablado de la gestación y planteamiento global de la serie, la otra variable que ha marcado el producto ha sido su culminación, su emisión. Telecinco en su momento vio que Cuatro tenía un buen producto entre manos y se lo quedó para su cadena principal. Buena elección. El problema es que una vez ‘robada’ la serie a Cuatro no mostró la confianza necesaria para programarla en condiciones.

Pero al final lo que pasó es que Punta Escarlata demostró, una vez empezaron a emitirla, tenía más gancho del que la cadena había esperado y se posicionó como una muy buena apuesta de verano (beneficiada por su ubicación playera, claro). Queda como duda saber si el producto se vio afectado por esta desconfianza de la cadena. Imagino que no en su grabación ni en la mayor parte de su montaje, aunque creo que si en la voz en off, de lo más innecesario.

Valorando individualmente

Si pese a todo queremos valorar la serie sin su contexto, tenemos un thriller algo simple en su desarrollo, con más de una decena de posibles culpables tan claros que se descartan por si solos, correcto en su estética y algo alargado en algunos aspectos. Entre ellos destacaría los romances, muy molestos y mal colocados, que rompían totalmente el ritmo, así como algun episodio en el que el hecho de tener ya descartado mentalmente algún sospechoso producía cierta sensación de ver algo demasiado estirado. Sensación potenciada por la duración excesiva de los capítulos (aunque mantuvieran un ritmo más que bueno y constante). Personalmente también me sobraron todos los apuntes paranormales, pero entiendo que es un tema más de gusto que de ejecución, ya que su digestión dentro de la serie fue más que correcto.

En cuanto al trabajo del equipo de actores, sorprende que sea bastante homogéneo, quizás faltado de grandes actuaciones, pero sin esas lagunas tan habituales en la producción propia española. Quizás de lo que más adolece la serie es de un dúo protagonista con más gancho, tanto por el diseño de los personajes (zero empatía con Bosco, el centro de la serie) como por las capacidades de ambos. En el caso de Carles Francino, sus aptitudes son aún muy limitadas (excepto cuando se limita a la voz en off que, por muy innecesaria que fuera, la ejecutó magníficamente), y en el caso de Antonio Hortelano cuesta distinguir si el personaje estaba poco profundizado o el actor pecó de mundano. En el lado positivo, destacar un trabajo por encima de la media de Fernando Cayo y la corrección general, que permite entrar en la serie más de lo habitual.

En general, una serie que se deja ver, que mantiene un interés regular, sin baches, pero que si se valora sin tener en cuenta sus circunstancias no llega a ser una gran serie y que se ve manchada por una resolución demasiado atropellada y algo lejana del resto de la serie (en cuanto a calidad, pero también argumentalmente). Con todo, ojalá la acogida tanto del público como de crítica (moderadamente optimista) sirva para demostrar a productoras, cadenas y programadores, que la producción propia con criterio no está reñida con los buenos resultados económicos. Paso a paso.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series serias y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘Punta Escarlata’, casi una buena serie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s