‘Falling Skies’, collage correcto

Este verano hemos tenido grandes estrenos (ya hablamos de Franklin and Bash y de Alphas), pero no es lo habitual. En verano solemos recibir productos mal acabados y apuestas 10 contra 1 a la derrota. Hoy hablamos de un producto totalmente inverso, una apuesta fuerte que no daba, económicamente supongo, para una temporada regular, pero que con el nombre de Spielberg en la producción ejecutiva pretendía ser ‘EL ESTRENO’ del verano en la TNT: Falling Skies.

Para situarnos rápidamente, esta serie nos coloca en un mundo post-ataque alienígena, en pleno proceso de invasión en el que unos pocos supervivientes se van juntando en grupos en los que conviven militares y civiles sin muchas esperanzas de parar a unos atacantes mucho más fuertes y avanzados tecnológicamente. Este es el marco con un elemento muy spielbergiano por en medio: los alienígenas matan, pero sobre todo, secuestran a los niños.

Apuesta sólida

Con esta imagen clara de la realidad de la serie se van a ir armando distintos bloques argumentales, desde el típico chico joven al que secuestran la novia, el típico marido que pierde a la mujer, el típico militar traumatizado por el pasado, etc. Como veis, las líneas son las habituales. Lo que le aporta esta corrección (que no estrellato) a la serie es su apuesta por explicar todo el contexto rápido y claro. Desde el primer capítulo sabemos casi todo lo imprescindible para entender que está pasando.

El primer día me sorprendió que viésemos a los alienígenas. Ahora no está de moda ser explícitos y, además, sale más barato. Pues no. Todo clarito, que se vea y que se entienda, así vamos a ir comprendiendo los personajes, que no tienen mucho que contar, pero si además tuviéramos que ir formándonos una idea general la serie se convertiría en un despropósito. De aquí la importancia de un contexto sólido.

Y es que el reparto de la serie es muy correcto, hasta los niños (esos grandes boicoteadores de series) resultan creíbles en sus papeles, pero los personajes no. Supongo que es por la mezcla de ritmos y de géneros de Falling Skies, pero me cuesta empatizar con ellos y que me interesen. Creo que se ha acusado demasiado, sobre todo en los últimos capítulos, el exceso de personajes más o menos principales. No es como en The Event o Flash Forward, pero si tenemos en cuenta que es una serie de nueve episodios a veces sobra gente para que podamos entenderlos bien.

Factura visual rotunda

En cualquier apuesta (no cómica) vinculada con la ciencia ficción la factura visual es imprescindible. Puedes optar por enseñar más o menos, pero lo que enseñes debe ser creíble. Esto lo tienen claro en Falling Skies y enseñan pocas veces (tampoco vayamos a pasarnos del presupuesto) pero lo que enseñan es magnífico: diferentes aliens, todos con características claras, algo asquerosos y con cuerpos muy definidos.

Para mi aquí es donde reside el moderado interés que me ha llevado hasta el último episodio: no sentirme que estoy viendo una cutrada. Así de sencillo. Cada aparición de los alienígenas es un regalo a la vista, tanto de diseño como de ejecución y por ahí la serie gana mucho.

Pros y contras

Lo dicho, Falling Skies no tiene nada de especial, pero sus errores se ven compensados por sus virtudes o, más concretamente, por sus correcciones. Entre los puntos a favor destacaría esa solidez que da el dinero y el buen hacer de los productores, que saben que si no aparentan que la serie es buena, por si sola no va a hacerlo, así como ciertos ítems que estánmás que bien pensados (para no poner spoilers me quedaré con los ‘arneses’ y con los últimos aliens en aparecer, que alargan el camino de manera muy natural). Ah, y sobre todo la obertura en el primer capítulo, magnífica (y muy Spielberg, por cierto).

Entre las deficiencias está claro que quedan los personajes, sus motivaciones y sus reacciones. También chirría mucho esta dominación del ejército sin galones, que se pone muy poco en duda en todo momento. Sobran los consejos-seta del profe de historia, que sólo vienen a cuento una vez y el resto aparecen por generación espontánea.

En general, una serie que no tiene nada de estelar, pero que aguanta sus flaquezas dándolo todo en el resto, de manera que queda una producción más que correcta, aunque enganche poco. Supongo que en la siguiente temporada vamos a ‘sentirla’ más. Me quedo con ella y con esa mano de Spielberg que pensaba que sería sólo en la firma del cheque y que me ha parecido oler en más de un momento. Él, como la serie, no es una estrella, pero sabe hacer que las cosas funcionen, entretengan, y parezcan serias.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series serias y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ‘Falling Skies’, collage correcto

  1. Pingback: Que nos espera esta temporada | Tele Discreta

  2. Pingback: El Síndrome del Diógenes Televisivo | Tele Discreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s