‘Franklin and Bash’ o ‘Dos abogados muy divertidos’

Hoy hacemos un leve parón antes de cerrar el repaso a los Finales de temporada para hablar de una serie que tengo pendiente desde hace unas semanas. Se trata de un producto comercial de la TNT que como gancho tiene el retorno de ese rubito que nos ganó a todos bajo el nombre de Zach Morris en Salvados por la campana.

Antes de nada, aclarar que Zach es el más moreno, no el rubio. La culpa la tienen los años y los cambios de moda. También aclarar que no es el primer retorno, sino que ya había hecho papeles más o menos decentes y en algun caso hasta habituales como en Raising de bar o Policías de Nueva York.

Bueno, pero centrémonos en la serie, más que en la excusa para ver el primer episodio. Franklin and Bash es, como indico muy claramente en el título, un puro divertimento, una comedia simple, ágil y con gracia para pasar los meses de verano. Eso, para mi, ya es un valor suficiente.

La simplicidad es para el verano

Para hacernos algo de idea del argumento: Jared y Peter son dos jóvenes abogados de Los Angeles acostumbrados a ganar casos más por picardía que por trabajo duro. Viendo que se salen de la norma, un jefe algo alocado y de gran trayectoria los ficha para dar un nuevo impulso a su firma, de calidad pero demasiado formal a veces.

Sí, la pregunta es evidente: ¿Y qué tiene esto de nuevo? Pues la respuesta es aún más evidente: absolutamente nada. Las virtudes de esta serie veraniega es que es honesta y simple. Como publicó Variety: “es una serie juguetona, simplona y totalmente sin pretensiones”. Yo con esto me conformo en verano.

Colegas 24 horas

Uno de los elementos que más dudas podía generar era la química entre los dos protagonistas: Breckin Meyer y Mark-Paul Grosselaar, no sólo porque sean físicamente muy distintos (y de estilo aún más), sino porque el modelo de serie requería una pareja muy completa. Esto, la verdad, se cumple. En sus miradas se transmite la confianza y complicidad entre los dos personajes y esto es un punto a favor.

 

En cuanto al resto del equipo, todo estereotipos, pero bien afianzados, excepto el papel del ‘amigo raro, medio informático, medio friki’, un agorafóbico indio que muy poco tiene que aportar. El papel del abogado clásico y ambicioso (sin llegar a ser mala persona), el papel de la compañera buenorra y algo altiva, etc… Aunque he dejado para el final del repaso el caramelo de la serie: Malcom McDowell. El que fue protagonista de La Naranja Mecánica siempre es una motivación extra para ver una serie y en este caso además le obsequian con el papel perfecto, el de jefe excéntrico, con bagaje y ese tono medio paternalista y medio colega que tan buenos réditos da en pantalla.

En lo referente a los casos en sí, todo muy facilón: buena gente que se defiende de mala gente. Poco más que añadir. Quizás esperar que los personajes involucrados en estos juicios tengan cierto gancho, sobre todo porque al ser episódicos pueden excederse y no los van a gastar.

Ideal para ver sin atender

Como decía al principio, una serie extremadamente simple, pero honesta y hecha con gracia… de momento. No sé cuanto van a poder aguantar los personajes y la situación sin cansarnos, pero espero, optimistamente, que con las situaciones y resoluciones divertidas tengan suficiente, ya que fondo no hay.

Para convenceros a los potenciales consumidores de la serie podríamos definirla como una mezcla entre Entourage (por sus protagonistas divertidos y algo canallas) y Chuck (por su tono de comedia de 45 minutos). Si la mezcla os parece interesante creo que tenéis en Franklin and Bash una opción muy cómoda para el verano. Eso sí, su buscáis algo sólido y motivador alejaos.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series light y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘Franklin and Bash’ o ‘Dos abogados muy divertidos’

  1. Pingback: ‘Falling Skies’, collage correcto | Tele Discreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s