‘Los Quién’… y a quién le importa?

Sé que el juego de palabras era sencillo, pero es que además tiene todo el sentido del mundo. Seré directo, a nadie le importa Los Quién. Y soy muy preciso con mis palabras, ya que no he dicho que a nadie le guste la serie, sino que nadie le dará más relevancia que la de un mero divertimento.

Empecemos por el principio. Los Quién es la comedia de Antena 3 que tenía la intención de hacerse con el hueco dejado paulatinamente por CSI. El problema es que, viendo lo visto, podríamos decir casi que Los Quién es la apuesta de la cadena para recuperar el éxito de Manos a la obra, pero vistiéndolo todo con ese tono remember que ahora está tan de moda. Y lo digo por experiencia.

Na…Na…Nada de nuevo, viejo

Si le damos más de 5 minutos (el inicio del primer episodio es pésimo), en Los Quién encontraremos todo lo que hemos visto en la televisión española a lo largo de su (corta) historia. Principalmente vemos gags sencillos, personajes típicos, interiores de cartón piedra y, para rematarlo, una plaza interior igual que la de Makinavaja, Manos a la obra o Farmacia de Guardia.

Además, la época escogida, sinceramente, da mucha pereza. Los 80 tenían su aquel, supongo, pero son la década más usada, más trillada y más idealizada de toda la historia de España. Y si los vamos a recuperar, por lo menos que sea con cierto espíritu crítico. O con profesionalidad, como la malograda Los 80, de Coronado.

En cuanto a los guiones, los referentes los encontraremos en mil sitios, principalmente en los vodeviles que tanto nos hacían reír… hace muchos años. Lo único que sería más o menos actual serían las bromas precisamente sobre el pasado, con referentes que, aunque repetitivos, tienen gracia por el forzado choque entre expectativas y realidad posterior (como ese gag sobre María Jesús y su acordeón).

¿Tan malo es?

Hasta ahora estoy siendo muy duro, quizás. Pero es que novedad no aporta absolutamente ninguna. Es más, en la mayor parte de aspectos, Los Quién simplemente recupera el pasado. Pero no como época en la que ambientarse, no, sino como modelo de televisión y de serie. Eso sí, pese a no tener ningún interés, hay que reconocer que la serie no es mala.

Me explico. Deberíamos distinguir entre series que merecen ser vistas y series que pueden ser vistas.. Bueno, y las que merecen arder en el infierno. Entre las primeras todos tenemos nuestra lista, pero son series con cierto valor artístico o temático. Entre las segundas tenemos series que son casi malas, pero que cumplen a ratos con su cometido. En el caso de la comedia de Producciones Aparte, los errores decepcionan, pero no ofenden, y eso da el espacio suficiente para que los actores lo salven.

Actores al rescate

Si hay algo que pueda salvar una serie, ya lo comentamos anteriormente, son los actores. En Los Quién se da el caso. La vis cómica de Javier Cámara, aunque algo repetida ya, es enorme y una sorprendente María Pujalte le da una réplica que, sinceramente, eleva el resultado enormemente. Como muestra me quedaría con toda la acción dentro de la discoteca en el segundo episodio: el guión era flojo, muy típico, pero los dos protagonistas supieron darle ese toque ridículo pero no vergonzoso, magnífico.

El resto, sobre todo los adultos, rayan a un nivel magnífico. Julián López ya nos ha demostrado a lo largo de los últimos años que es humor puro. Está claro que su punto fuerte no es la variedad de personajes, pero los guionistas le han dado ‘lo que le va’ y el resultado se nota. El resto, caras menos conocidas, dan perfectamente con su papel y entre todos tienen futuro para mantener una serie que si no fuese por ellos no tendría ninguna posibilidad.

Apuntes finales

Mención a parte se merecen las cortinillas, sobre todo porque son lo mejor y a la vez lo peor de la serie. Lo mejor porque han sabido darle la esencia y el gusto vintage de las antiguas aventuras gráficas. La idea es buena y la ejecución tiene gracia. El problema es que da la sensación que son como setas, que aparecen y desaparecen, pero no vienen a cuento. Me da la sensación que les falta algo, una transición, algo para incorporarlas en la serie, más que usarlas para cortarla.

También podría seguir desgañitándome en contra de la manía de las teles españolas de programar dobles episodios de casi una hora de duración, pero creo que lo único que conseguiría sería desgastar aún más mi maltrecha voz. Es como explicar el final de Perdidos a un espectador de Física o química, imposible.

En general me quedo con el potencial de los actores, aunque sinceramente, Los Quién no pasa de ser un producto mal planteado, que no aprovecha las ideas iniciales y que no hace más que repetir viejos mecanismos que están más que caducados. Lástima.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series light y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ‘Los Quién’… y a quién le importa?

  1. Pingback: ‘Marchlands’ un drama de terror | Tele Discreta

  2. Carmen Rodriguez dijo:

    Hola soy
    de Peru , y Los Quien , me encantan, los lunes no me la pierdo y si no puedo verlos , la veo por internet, ME ENCANTAN LOS QUIEN he dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s