‘Padre de Familia’, la genialidad irregular

A veces creo que las comedias son el género más difícil de encajar. Como espectador, el ‘pacto’ al que se llega al ver un procedimental es el más simple de todos. En cambio las comedias que se salen de la norma tardas tiempo en ‘entenderlas’, en saborearlas al 100%. Y no estoy hablando de las típicas sitcoms (vista una, entendidas todas), hablo de productos que tienen factores diferenciales, que no puedes comparar con el simple ‘es como tal, pero con distintos personajes”.

Es el caso de Padre de Familia (o Family Guy, como cada uno prefiera). Para mi los primeros dos o tres capítulos fueron un shock. Los vi en Digital + hace mucho y no sabía si estaba viendo Los Simpson más ácidos, una película de Torrente o un chiste malo. Pero seguí con ello. Sabía que estaba viendo algo un poco distinto, aunque el esquema inicial fuese exactamente el mismo que la familia de Springfield.

Pasados los años veo que a la mayor parte de gente le pasó lo mismo. Padre de Familia se emitió por primera vez antes de la Super Bowl de 1999 y no consiguió despegar, acabando semi-cancelada por primera vez después del segundo episodio de la segunda temporada. Fox la retomó, alargando hasta la tercera temporada, pero la cosa no tiraba. Al final de una larga historia (aquí en Wikipedia) Peter y su familia volvieron a la televisión y la gente ya sabía que buscar. Gustó y ahí siguen.

Un ritmo extraño

En vez de centrarme en el sadismo de algunos gags (habitual característica para definir la serie), voy a empezar con su ritmo, el elemento más diferencial respecto a otros productos animados. Padre de Familia es lenta a veces y muy rápida en otros momentos. Y con esto no me refiero a que a veces sea un poco lenta y a veces un poco rápida, digo que es MUY lenta y MUY rápida en otros momentos. Ejemplos de lo primero son esas eternas peleas Peter-Gallo o los momentos musicales que no aportan nada y que sólo consiguen (a mi parecer) que mires el mando o, en su defecto, una Gillette con muy buenos ojos. En cambio en otros momentos aparecen esos gags ágiles, rápidos, que pillas cuando ya estás en la siguiente escena. No sé que opináis vosotros, pero seguro que por ahí encontraremos tanto a los más fans como a los más contrarios a la creación de Seth McFarlane.

Y está claro que en cuanto a contenidos, la violencia, la dureza y el insulto son un elemento clave para entender Padre de Familia. Creo que en algún momento intentan llegar tanto hasta el final que se pasan, pero ahí reside la gracia. Estaríamos hablando de momentos muy parejos con el monólogo de Ricky Gervais, que no sabes si realmente el ‘insultado’ se lo merece, pero tienes que reconocer que tiene gracia como le dan.

El ejemplo más claro de ello sería el personaje de Meg. No es alguien real, no puedes sentir ‘pena’ por como la insultan, pero el descaro es tan enorme que estás entre la vergüenza y la risa.

Una temporada aún más irregular

En estos momentos, el proyecto Padre de Familia está solidificado, los mecanismos de la serie son claros (demasiado a veces) y los personajes principales y secundarios muy definidos. Pese a eso (o quizás especialmente por eso) la temporada está siendo muy irregular. Con un estéticamente magnífico primer episodio, con grandes momentos, muy buena dirección ‘cinematográfica’, aunque cierta falta de ritmo, este período empezó fuerte, ‘a lo grande’ podríamos decir.

Desde entonces hemos visto de todo, la mayoría de capítulos son de los que te dejan tibio, que tienen grandes momentos, pero como no aguantan como ente propio (el último, “The hand that rocks the wheelchair” es un ejemplo) y otros que sí que aguantan con la trama y el argumento está bien aderezado con chistes y momentos made-in-family-guy. Pero son los menos habituales.

Hasta ahora la novena de Padre de Familia es simplemente una más. A mi parecer, y vinculándolo a un tema tratado ya con anterioridad, ahora mismo Padre de Familia es carne de maratón. Los capítulos sueltos no merecen la espera, pero si los juntas puedes reír un buen rato, aunque a veces te puedas sentir ‘una mala persona’.

Como seguro que veis los capítulos solos o en pareja (que hay confianza) podéis decir: “sí, soy mala persona, y qué!”. ¿O no sois fans de Peter y sus secuaces?

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series light y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ‘Padre de Familia’, la genialidad irregular

  1. Laia dijo:

    Gran post,

    creo que la falta de ritmo también se debe a que han dejado muy de lado a Stewie y parece más un secundario… y él es mucho Stewie!

    yo me reí mucho con esta canción y no podía acabar de sentirme mal tampoco porque al menos, sabían de lo que hablaban. http://www.youtube.com/watch?v=1kM4iTMl5UE

  2. Pingback: ‘Raising Hope’ la comedia de la temporada | Tele Discreta

  3. Pingback: ¿Cuantos capítulos merece una serie? | Tele Discreta

  4. Pingback: Finales de temporada… Family Guy | Tele Discreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s