‘OT’, el fracaso de la indecisión

Ya comenté en el post del primer programa que este año Operación Triunfo pretendía ser otro… pero no lo era. Y cuando digo pretendía no me refiero a que nos quisieran hacer creer que había un cambio, sino que realmente querían hacerlo.

Deberíamos recordar que OT tiene dos valores en un solo programa: reality y música. A veces lo olvidamos y, en algunas ocasiones, lo olvidó hasta la productora. En las primeras etapas, la música estaba muy presente, acercaba a los espectadores a un mundo que ellos podían entender fácilmente (a diferencia, por ejemplo, de Estudio de Actores, que fracasó por lejano, distante al público) y la parte de reality era simplona, sin aristas, sin prefabricación. Más real que nunca. Ese es el ‘objetivo’ de cualquier reality, representar una realidad concreta, no fabricarla. Cuando eso pasa, estamos viendo una ficción que puede ser divertida o no, pero pierde el factor ‘reality’ como valor y su formato debe pasar a regirse por las normas de cualquier serial.

A medida que pasaban los años, OT se centraba en productos, estrellas, famosos… Todo esto implicaba un crecimiento y falseamiento de la parte reality y, sobre todo, un cambio en la parte musical, intentando crear lo que más convenía a cada momento, siempre en detenimiento del proceso, ya que interesa más una estrella que un albañil intentando ser estrella. Craso error.

No saber qué eres

Este ha sido el error más grande de OT, no saber que era. Los directivos fallaron en su análisis de puntos fuertes y puntos débiles. No supieron ver que las estrellas venden, pero no interesan tanto. Si el proceso gusta, gustará siempre (cada concursante tiene unos defectos y virtudes que convierten su proceso en único). En cambio, si lo que vendes es el resultado final, acabarás cansando.

Y en lo que hace referencia a las debilidades, fallaron a la hora de dimensionarlas. Telecinco sabe (estoy seguro) que la duración exagerada del programa es un defecto (necesario para pulir la media de share), pero no supieron ver que la repercusión negativa sería tan grande. Es imposible aguantar hasta las 2 de la madrugada para ver la votación final. Y un concurso en que no llegas a ver el ganador no tiene ninguna gracia.

No me olvido de Pilar Rubio, pero creo que, aunque su nivel ha sido brutalmente bajo, el error vuelve a ir más allá, ya que es evidente que su estilo es distinto al de Jesús Vázquez y, si no había intención de cambiar el rol del presentador, esta apuesta era a perdedor seguro.

Y ahora cambiamos

También acerté en otro de mis apuntes en el primer post (sí, me estoy haciendo pesado, pero por una vez que acierto, me lo merezco, ¿no?): el cambio no ha sido tal. Apostar por un OT distinto, más cercano a la primera edición me pareció osado, pero una idea clara que podía funcionar (aunque con un share inferior al previsto). Lo que estaba claro es que cambiar a media edición la apuesta es perderlo todo. Y así ha sido.

El caso del jurado es claro. Pasaron de ser unos duros jueces a ser unos incendiarios sin criterio y más pendientes de dejar un titular que de hacer una critica real. Volvió el estilo OT Telecinco que tanto share brindó, pero tanta volatilidad tuvo.

Señores, si haces una apuesta mantenla, es como el portero que se queda a media salida y le meten el gol por encima, o el jugador de póker que se ‘raja’ a medio farol. Quedarse a medias es perder, y OT ha perdido… seguramente para siempre.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Otros programas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ‘OT’, el fracaso de la indecisión

  1. Pingback: Pilar Rubio no fue el único error de Operación Triunfo

  2. Pingback: Tweets that mention ‘OT’, el fracaso de la indecisión | Tele Discreta -- Topsy.com

  3. Pingback: Pilar Rubio no fue el único error de Operación Triunfo | PHP SPain

  4. La verdad es que no vi ni un solo minutos de esta edición (con Risto tenía su punto aunque solo fuera por los contrastes). Pero espero que este tipo de formatos vayan desapareciendo por agotamiento propio y de la audiencia. La televisión ya lleva muchos años creando formatos que solo se basan en los potenciales conflictos que puedan surgir entre los participantes (de hecho estos formatos están pensados sobre todo para eso). Que programas como Gran hermano hayan triunfado más allá de la primera edición me parece el reflejo de una audiencia con un nivel de exigencia bajo mínimos. Da igual la forma o el envoltorio, todos son iguales. En lo que a mí respecta veo poca diferencia entre OT, Gran hermano o el Diario de Patricia, o como coño se llame ahora; y este último caso es especialmente sórdido, un programa que se basa en la humillación del más débil, la mofa, reírse de la vida de los demás…

    Sea como sea que desaparezca OT (aunque solo sea momentáneamente) me parece una gran noticia, positiva para el mundo de la televisión y para el mundo de la música.

  5. Pingback: El fin de ‘esos’ realities | Tele Discreta

  6. leo dijo:

    ¿Qué ha pasado con Pilar Rubio?
    Pilar Rubio tenía todo a su favor,
    la oportunidad con la que cualquiera sueña.
    Belleza, un gran equipo de profesionales detrás,
    la autoestima y confianza de saberse deseada y valorada por casi todos,
    la tranquilidad de la seguridad económica con un suculento contrato,
    los medios de comunicación a su disposición,
    el apoyo de los más poderosos, Mediaset, Vasile,
    programas para presentar, papel de actriz y personaje a medida,
    guionistas profesionales, maquilladores, estilistas…,
    el trampolin idóneo para triunfar
    ¡Lo tenía todo y más!¿Qué ha pasado?
    Quizá será cierto que lo fácil no da resultado, que lo que cuesta luchar es
    aquello que da valor y dignifica, que otras/os con mucho menos han llegado más lejos,
    que ella con todo el equipo, nada más despegar, ha caído, que no ha sido capaz
    de mantener el vuelo…
    A lo mejor es que para volar hay que tener algo más…

    • Bueno, en primer lugar, como siempre digo, gracias por participar con tu comentario. Creo que tienes bastante razón, a Pilar Rubio todo le venía de cara, oportunidad, físico, equipo … y con esto es difícil definir en que falló su ‘estrella’. Yo, desde lejos, está claro, creo que le falló el tempo, el timing. Pilar Rubio no estaba suficientemente madura como para llevar ella sola un programa que requiere tablas, cintura, empatía y profesionalidad.
      Que haya madera no significa que de un día para otro puedas pasar de reportera a presentadora y actriz de calado.
      Toda su situación me recordó mucho a los típicos futbolistas que tienen prisa en triunfar y se quedan en grandes promesas por no saber esperar un par de añitos a dar el salto al primer equipo.
      Todo esto, ya digo, viéndolo desde fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s