Los bigotes televisivos (I)

Bien, lo prometido es deuda, y por ello hoy abrimos esta colección de posts sobre bigotes televisivos. Igual que hicimos con los animales (I y II), no vamos a hacer un repaso de los más bonitos, ni los más feos. Tampoco de los más importantes. Habrá alguno de falso, alguno de mítico, pero lo más importante, serán los más recordados.

Thomas Sullivan Magnum IV

imagen de magnum y su bigote

Magnum, un mito para todos que consiguió hacernos vestir, al menos alguna vez, con una camisa hawaiana.

Para mi, EL bigote de la televisión. Ese look de sex-simbol cercano, con una pizca de humor y una buena dosis de acción nos ganó a todos durante los 162 episodios de la serie Magnum P.I. Y si lo recordamos por algo es por su bigote… bueno, y por su impresionante Ferrari 308 GTS.

En cuanto al estilo del mostacho, es muy ochentero, con abundancia de pelo, forma de escoba… poco glamour hoy en día. En su momento se podría comparar con otros grandes bigotes, como el de Freddie Mercury, también de gran tamaño tanto en cuantía de vello como en longitud y anchura.

A su lado su anti-bigote, el amigo Higgins, Jonathan Quayle Higgins III, el presunto mayordomo de Robin Masters. Su bigote era de otro estilo, más europeo (dado el origen británico de Higgins, era de esperar).

Constantino Romero

Constantino Romero y su bigote

El ahora más conocido por anuncios de camas que por su grandísimo trabajo de doblador, es uno de los hombres de más famoso bigote. En su caso, el dúo mostacho-calvície era su elemento gráfico más reconocible. Eso sí, cuando abre la boca en televisión se para el mundo. Una de las voces más complejas y contundentes de nuestra pantalla (tanto la grande como la pequeña).

En lo referente al propio elemento, ya estamos hablando de un complemento facial más trabajado. Ya no encontramos esa abundancia de pelo, aunque sí su anchura. Sería un estilo de mostacho más similar al mito Groucho Marx (en la época que era pelo real y no pintado).

Este doblador, actor y presentador albaceteño empezó en Radio Barcelona, pero todos lo recordaremos por su concurso El tiempo es oro. Sí, era de esos de preguntas de verdad, difíciles y divertidas a la vez. De sus etapas posteriores debemos destacar La parodia nacional (programa que merecería una reedición), así como su corto paso por Pasapalabra en 2002. Como doblador ha sido Clint Eastwood, Roger Moore, Sean Connery… pero siempre será Darth Vader, ese malo medio asmático de Star Wars.

José María Íñigo

José María Íñigo y su bigote

En trayectoria castiza, el bigote más grande e histórico de televisión. Sus inicios también fueron en radio, pero sus momentos de estrellado están ligados a la antigua única Televisión Española, la de los 70, y programas como Estudio Abierto o, posteriormente, Directísimo.

En ese caso (y debido al salto al pasado) el bigote vuelve a crecer tanto en tamaño como en densidad y cantidad de pelo. José María Íñigo no era nadie sin su cabello, sus patillas y ese enorme mostacho. Nunca las letras de ‘mostacho’ tuvieron tanto sentido juntas.

Posteriormente dejó libre su tejado de bisoñés y se volvió a lanzar a la televisión, que ya no lo trató con tanto respeto (Supervivientes, El club de Flo). Pero nunca desistió de ese filtro de sopas de enorme tamaño que tan buenos ratos hizo pasar junto a gente como Uri Geller.

Bigote Arrocet

Bigote Arrocet y su bigote

Y no podía faltar, para cerrar este primer repaso a bigotes televisivos, Edmundo Arrocet von Lohse, que llegó a adoptar ‘bigote’ como nombre artístico, pasando a ser Bigote Arrocet.

Su trayectoria podría recordar a la del anterior invitado. Pero no es así. Sus inicios no fueron en la radio, sino cantando. Y lo hacía tan bien que triunfó en el Festival Viña del Mar, junto a otros artistas (estos sin bigote, por lo tanto faltos de interés) como Joan Manuel Serrat o Julio Iglesias.

Después empezó a salir en Televisión Española (aún la única a finales de los 70). Muchos lo recordarán de sus apariciones regulares en Un, dos, tres… responda otra vez, haciendo de mejicano (aunque su origen sea argentino).

Los que tengan menos suerte (y edad) lo recordarán por su paso por películas tan menospreciables como Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera o Brácula Condemor II.

En su caso debemos añadir un factor que hasta ahora no hemos tenido en cuenta: la evolución del bigote. Arrocet pasó por el modelo de U invertida (al más puro estilo Hulk Hogan), pero también por el modelo ‘dos alas’, ese que deja un espacio de menor densidad vellosa en medio.

Bien, hasta aquí el primer repaso a bigotes televisivos. Sí, faltan muchos. Por ejemplo el mencionado Hulk Hogan.

Podeis empezar a proponer en comentarios a la de tres, dos, una…. ya.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Otros programas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los bigotes televisivos (I)

  1. Pingback: Los bigotes televisivos (II) | Tele Discreta

  2. Camilo dijo:

    Un saludo pal quique y aquel mítico bigote!! hasta siempre!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s