Modern Family, renovando los clichés

Imagen de Modern FamilyEste post es a petición de una lectora, que me preguntó por la comedia de éxito de la temporada, Modern Family. Le habían contado que era una serie blanda, llena de clichés, y así es, pero, sobretodo, es una serie que te hace reír.

A veces perdemos de vista la finalidad de cada serie o programa. Ver Dexter es sentarse a ver una obra de arte, ver The Big Bang Theory es ponerse a desconectar un rato y ver un Telediario es informarse. Pero hay quien espera que todo sea arte, crítica e información. Y eso no es bueno. Una comedia, en primer lugar, debe divertir, y Modern Family lo consigue.

¿Qué es una familia americana?

Para los que no lo sepan, Modern Family nos retrata el día a día de tres familias distintas entrelazadas. Por un lado tenemos la familia más ‘típica’ americana con padre, madre y tres hijos. Por el otro una familia menos típica, fruto de la unión de un hombre mayor y una mujer colombiana joven i bella con un hijo. Y los terceros son una pareja gay que han adoptado un bebé.

Yo la primera vez que vi esta premisa pensé en una comedia ácida, con algo de Padre de Familia quizás. Pero no es así, es una comedia blanda, sin maldad y con un hábito negativo de cerrar los capítulos con un final feliz. Siempre seguido de un último chiste, evidentemente.

¿Y porque me gusta, pues? Porque esta blandura es normalizadora. Algunos creen que sólo se puede normalizar las ‘nuevas’ familias americanas con crítica, mordacidad y sarcasmo. Y no es así, la mejor forma de normalizar, por ejemplo, una pareja gay es que sean los protagonistas de la típica comedia americana. Así de simple. Sin darles situaciones especiales ni roles fuera de lo común. De esta manera son los nuevos clichés y ¿que es más normalizador que ser un cliché?

Familias modernas, ¿una excusa?

Viendo lo que he explicado de los clichés y la normalidad, alguien pensará que los distintos modelos de familia sólo sirven como excusa, como novedad. Tampoco es eso. Cada pareja tiene sus peculiaridades, y eso, pese a no ser el origen, sí que afecta al desarrollo de la trama. Es un gran acierto. Que el marido sea un viejo rico y la mujer una inmigrante buenorra no genera, por ejemplo, que el hijastro quiera defender sus tradiciones colombianas en el cole, pero sí que implica un desarrollo y unos roles distintos durante la resolución del ‘problema’. Igual que pasa en la pareja gay, dónde los problemas son los de siempre, pero la forma de resolverlos es mucho menos tradicional, eliminando la típica dicotomía hombre-mujer y sustituyéndola por un diálogo más equilibrado y igualitario. Problemas normales, resoluciones lógicas, pero por caminos distintos a los tradicionales.

Los personajes, el eje central

Otro acierto, quizás el más importante, es que todos los personajes de Modern Family tienen entidad propia, tienen interés. Se trata de una serie tremendamente coral, en que no hay personajes de relleno y en que no hay ni uno más raro ni uno más normal para equilibrar. Todos tienen su excentricidad, todos tienen sus momentos de locura, y todos tienen sus momentos de cordura.

Evidentemente, la calidad de los actores y la buena definición de los roles en los guiones y dirección ayuda a solidificar estos personajes. No en vano, la serie arrasó en las nominaciones a mejores protagonistas y secundarios en los Emmy, demostrando que cuesta elegir un actor que sobresalga del resto.

Mockumentary

No podemos cerrar esta crítica sin hablar del formato con el que se rueda la serie. Hace algunos años, sobretodo a raíz de The Office, el falso documental o mockumentary está viviendo una edad dorada. Cuesta ver lo que aporta, ya que muchas veces puede parecer que acaba separándote, falseándote la comedia. Pero funciona. En el caso de Modern Family estas ‘declaraciones a cámara’ permiten ver la ‘verdad’ dentro de los personajes y nos dan grandes momentos de diversión, hasta de proximidad.

Personalmente, por su estilo y por algunos finales muy almibarados, me costó entrar en Modern Family. Hasta el tercer capítulo no me encontré cómodo, pero a partir de ahí, sabiendo que estaba viendo, me lo he pasado francamente bien. No es la serie de mi vida, seguramente su éxito en Estados Unidos es excesivo, pero cumple magníficamente su rol de ‘serie light‘, dándonos lo que tiene que darnos, sin más.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series light y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Modern Family, renovando los clichés

  1. Laia dijo:

    gran análisis, Arnau. Lo leo algo tarde, pero no por falta de interés (ya lo sabes). Sigo esperando el nuevo capítulo, por muy comedia blanca y blandita que sea.🙂

    Sigue así!

  2. Pingback: ‘Globos de Oro’, sí, hubo premios entre los insultos | Tele Discreta

  3. Pingback: ¿Cuantos capítulos merece una serie? | Tele Discreta

  4. Pingback: Finales de temporada… Modern Family | Tele Discreta

  5. Pingback: Valoración anual | Tele Discreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s