‘Community’, la ácida y necesaria irregularidad

Hace unos meses hablamos del final de temporada de Community y tengo que decir que, pese a ser una gran temporada, no ha cambiado mucho nada: es una gran comedia pero muy irregular.

Ya comentábamos que los chicos de Greendale tienen dos tipos de capítulos: los raros y los extremadamente raros. Entre los primeros están los que desprenden ese aire Parker Lewis Can’t Lose, con momentos surreales, personajes estrambóticos y un argumento irrelevante. Entre los segundos está lo mejor de la serie, los capítulos especiales, pequeñas joyas que no vienen a cuento pero están bien cuajados.

Lo mejor de lo peor

Lo que rompe la tónica es que si digo que ésta está siendo una gran temporada es precisamente por los episodios más típicos, los ‘malos’. Los especiales siempre han rayado a gran nivel, con apuestas realmente raras y que gustarán más o menos pero siempre son interesantes de ver, pero los capítulos regulares de la última temporada habían sido muy muy flojitos. En esta tercera vemos que cada vez abundan más los capítulos extravagantes, pero también que los normalitos tienen dos virtudes: son más locos y son más ácidos.

Es de agradecer que los productores de Community, pese a la espada de Damócles que siempre han tenido encima con las audiencias, hayan decidido apostar más fuerte por sus virtudes, en vez de ‘normalizar’ una serie rara por si misma. La apuesta más simple hubiese sido convertir el producto en un estándar, en una comedia más, intentando salvar los muebles y perdiendo o decepcionando, por el camino, a los fans de verdad. Pues no ha sido así, la compañía morirá con las botas puestas o vivirá para la eternidad… aunque ha estado más cerca lo primero que lo segundo.

De esta apuesta salen capítulos ‘malos’ mucho más interesantes, como Foosball and Nocturnal Vigilantism, que no se acerca ni de lejos a las perlas de Community, pero que no deja tan frío como los no-capítulos de la segunda temporada.

Hay un futuro

Con esta vía tomada, con un punto más de acidez (en vez de poner todos los huevos en la cesta de las referencias audiovisuales de Abed) y con casi todos los personajes más bien situados (lástima que por el camino hayan ejecutado a Britta convirtiéndola en un papagayo insulso) el futuro de Community ahora se ve mejor. Bien, en realidad se ve igual de mal porque las audiencias siguen flojas, pero si la NBC decide mantener la apuesta es porque no van a dar un giro de 180 grados en el último momento, así que tenemos ESTA Community hasta el final, en vez de tener un producto típico con el nombre de Community.

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Series light y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘Community’, la ácida y necesaria irregularidad

  1. Pingback: Finales de temporada 2012: comedias | Tele Discreta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s