Un fin de año televisivo

Pasar el Fin de Año con gente interesante debería ser una obligación. Por eso en TeleDiscreta inventamos una fiesta con la gente de las series que más pueden hacernoslo pasar bien. Empieza la fiesta.

La llegada

Los invitados van llegando. Justo a las 21 en punto suenan unos golpes regulares a la puerta. Pam, pam, pam… Arnau. Pam, pam, pam… Arnau… Pam, pam, pam… Arnau.

Sí, efectivamente, se trata de Sheldon Cooper, una invitación expresa de alguno de los asistentes, que ahora mismo no caigo en recordar, pero que estoy casi seguro que será nominado y expulsado para la siguiente fiesta. Sheldon no es precisamente la alegría de la huerta y en una cena así creo que va a sobrar más que un Brady en La Hora de Bill Cosby. Pero ahora ya es tarde para repensarse.

El resto llegan a una hora normal, con 5 o 10 minutitos de retraso van presentándose. Primero Booth y Brennan, que están a media discusión sobre si celebramos el fin de la década o el principio del último año. Creo que la discusión va a durar toda la noche si alguien no consigue cambiar de tema rápido.

En el mismo ascensor suben dos personajes bastante distintos entre ellos, pero que ya estan haciendo buenas migas, Hurley y Walter Bishop. Llegan hablando de batido de fresa, de las pocas cosas que unirían al rechoncho latino y al científico más loco y brillante de la televisión actual.

Justo después entran por la puerta Chuck Bartowsky y Morgan Grimes… pero este último no llega a entrar porque se da con el marco de la puerta justo enmedio de la cabeza. Estaba distraído mirando la penúltima invitada, Gloria Pritchett, que hemos invitado por sus enormes dotes… culinarias! Malpensados.

Los últimos en llegar son Peter Griffin, que confunde la ventana con la puerta (parece que vamos a pasar frío sin vidrio que nos aisle del exterior) y, de forma triunfal, llega Barney Stinson, que se ha traído una banda de rancheras para amenizar su entrada.

Tres tiros y todos los sombreros mejicanos al suelo. Suerte que Gloria tiene puntería, sino en vez de una cena tendríamos un funeral triple de los amigos rancheros. Resulta que a la colombiana no le gustan los mejicanos. Quién lo diría, no, Barney?

La cena

Realmente Gloria ha traído un magnífico banquete. Hay que reconocer sus dotes… también las culinarias. Aunque parece que Barney aprecia más otros elementos de su ‘personalidad’. Esto nos va a traer problemas, sobretodo al neoyorkino más salido de la última década.

Durante la cena, Sheldon y Walter se pasan el rato discutiendo sobre la teoría de cuerdas, pero el Doctor Bishop tiende demasiado a relacionar-la con el regaliz. Parece ser que a Sheldon no le gusta la comparación. “Es poco profesional por su parte, doctor Bishop, un regaliz no tiene nivel cuántico para compararlo”. Walter responde comiéndose el regaliz. Muy gráfico, como siempre.

La pareja con más éxito de la noche es la de Morgan y Peter Griffin. Son un festival de despropósitos. El primero ya se ha cargado tres copas y un plato de aceitunas… pero es que el de Rhode Island, aun no sabemos como, ha roto el armario ropero y ha matado al gato del vecino. Impresionante.

- “No! Era una gata. ¿No veis el tamaño de su pelvis?”

“Bones, era una forma de hablar”

- “No entiendo que para hablar tenga que hacer falta falsear la realidad”

- “Estoy de acuerdo con usted, doctora Brennan, siempre le digo a Leonard lo mismo, a lo que él siempre responde: llévatelo, señor, por favor… no sé nunca con qué señor habla…”

Sí, efectivamente, parece ser que estamos de lleno en la cena de los frikis. Suerte que Hurley lo resuelve todo contándonos como se puede hacer un buen pollo empanado. Que vengan los mojitos, por favor, esto es inaguantable.

Las bebidas

Empezamos a preparar cócteles y la cosa cambia. Brennan es más divertida con un mojito en la mano. Chuck empieza a perder su timidez y Walter… bueno, Walter sigue como siempre e intenta crear un mojito con unas hierbas especiales que ha traido. Creo que no son legales.

La fiesta se desmadra cuando Barney convence a Sheldon para que pruebe el mojito especial de Walter… Esto promete, a tenor de la risa que empieza a asomar por debajo de la nariz de Sheldon.

Efectivamente, quien invitó al joven doctor sureño al final acertó. Su monólogo sobre la inutilidad del sexo es de antología y su discusión sobre ello con Barney nos ha llegado a hacer llorar. Brennan no los entiende, pero da igual, Barney le va rellenando la copa y cada vez es más divertida intentando hacer chistes que nadie entiende.

La fiesta avanza y algunos se van retirando. Walter se está quedando dormido y decide marcharse. Booth, con su buen criterio característico, se lleva a Temperance antes que Barney la pueda convencer para cosas que no tendrían explicación científica y Chuck se va para casa, tiene que descansar porque mañana algún pariente directo intentará matarlo… aunque seguro que no lo consigue.

Sólo quedamos los más canallas. Bueno, y Sheldon, al que el alcohol le sienta muy bien, sobre todo de cara al resto de nosotros. Ahora mismo tenemos abierta una competición de lanzamiento de cacahuetes a la boca abierta de Hurley mientras ronca, en el que participan Peter Griffin, Morgan Grimes, Barney Stinson y Sheldon Cooper. De lo mejor de la noche.

Bien, parece que la cosa se está poniendo violenta. Mientras Sheldon intentaba calcular el ángulo de lanzamiento de su cacahuete con una pizarra Vileda, Peter ha borrado su ecuación para dibujar un enorme perro verde sin cola. Nunca había visto a Sheldon borracho y con un cuchillo, parece muy peligroso. Pero no más que Gloria con un palillo y la nariz de Barney cogida con un tenedor.

¿Nadie le avisó que los chistes de macizas sudamericanas eran peligrosos hoy?

Será mejor ir sacando la escoba. Esta gente es muy divertida, pero no tengo ganas de limpiar manchas de sangre del suelo mañana. Al menos no más de las que ha dejado Peter después de su pelea con Don Gallo.

About these ads

Acerca de arnaudominguez

Periodista desde los 18, he tenido la oportunidad, en muchas etapas de mi trayectoria profesional, de unir placer y trabajo ejerciendo de crítico televisivo. Profesionalmente he pasado por prensa, radio, televisión e Internet y por distintas empresas de cierta envergadura como técnico en comunicación corporativa. Actualmente compagino varios blogs con mi trabajo en el Departamento de Prensa de Endesa y mis colaboraciones con el programa La Caixa Tonta. En la variedad está el gusto, dicen.
Esta entrada fue publicada en Otros programas, Series light, Series serias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un fin de año televisivo

  1. Anónimo dijo:

    ¿Se te ha roto la tecla “y”?

  2. Pingback: Finales de temporada… Chuck | Tele Discreta

  3. Pingback: Finales de temporada… Family Guy | Tele Discreta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s